viernes, 7 de diciembre de 2012

Casamiento

El domingo se casó mi primo, el penúltimo soltero (la última soy yo).
Por empezar, siempre trauman los casamientos. Porque pensás que te queda poco tiempo, o dudás si querés casarte o no, o te preguntás si tu matrimonio es tan feliz como promete ser el que estás viendo, cosas así. También te emocionan, te alegran; a lo que voy es que siempre te afectan de alguna manera, y tocan varias fibras sensibles.
En la iglesia, en el momento en que entra la novia, yo siempre miro al novio. La expresión que tiene es mágica. Es una mezcla de ternura, emoción, amor (lógico), cuiqui, y admiración. Y otras cosas más que uno nunca puede identificar. Ver todas esas cosas en la cara que cuando era chica me decía que abajo de la cucheta había un oso gigante, en la cara que me ganaba al ajedrez sin remordimiento, y en la misma cara que me desafiaba a una guerra de cosquillas, fue extenuante.
Pensé en todas las veces que tanto jugábamos en el jardín, revoleándonos el regador para el pasto (que cuando lo querés manipular para atacar al otro te termina empapando a vos), o saltando por las escaleras de ladrillo, o buscando caminitos de hormigas. Casi no presté atención a nada más.
Cuando salimos en fila para ir a saludar a los novios, yo ya había estado llorando largo rato. Me vio, me abrazó, y me dijo "pero no llores...", como cuando éramos chicos, como cuando me asustaba y se arrepentía al ver mi llanto imparable, como cuando no me quería prestar algo,
"...la próxima sos vos", concluyó.
Pero la puta que te parió. Ya vas a ver.

19 comentarios:

  1. Me parece que yo voy a llorar más que la novia.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja venía todo muy tierno, dude en proponerte casamiento, hasta que leí el final. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es sólo que uno viene tan emocionado, y de golpe te bajan de un hondazo a la tierra...

      Eliminar
  3. Jaja, el final me encantó.
    A mí no me parece importante casarse si te soy honesta (aunque estoy casada). Creo que el elegirse en el día a día viviendo juntos es más que suficiente. Y si hay algo que no me gusta en lo más mínimo es el efecto iglesia, eso de ponerte el vestidito blanco y que el cura te case... Mmmm, ni ahí me va.
    Ojalá encuentres quien te haga muy feliz (si es que no lo encontraste ya), casada o no...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también creo que eso es lo más importante. Besos!

      Eliminar
  4. Las familias son las culpables, siempre, de todos los traumas.

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Creo que es porque los podemos culpar tranquilos, y nunca se van a enojar.

      Eliminar
    2. Y si se enojan, allá ellos, más traumas para compartir...

      J.

      Eliminar
  5. Jajajajajaja, yo soy media susanita en ese sentido y me encanta toda la parafernalia del casamiento y esas cosas.

    Lo importante es encontrar alguien que nos haga feliz =) lo demás son títulos complementarios

    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es siempre lo importante. El resto se da solo. Besos!

      Eliminar
  6. Ja! Viste que ocasiones como esas sale el lado cruel. Ahora, se me ocurrió que en los matrimonios es así, tal y como vos decís, nervios, cuiqui, dudas. Pero en los divorcios, ves, todo lo contrario, felicidad, liberación, ganas de vivir!
    Será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! Siempre todos los divorcios son como un cambio de aire, para bien, o eso parecen.

      Eliminar
  7. "La próxima sos vos", que frase lapidaria jajaj.
    En cuanto a lo de los divorcios, como escuché por ahí, un divorcio también debería ser motivo de festejo, porque también uno elige dejar algo que le hace mal en busca de algo que te haga bien, y esa decisión es tan importante como la de casarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también debería ser algo por lo que alegrarse. Sobre todo por la promesa de una nueva oportunidad, o un volver a empezar.

      Eliminar
  8. La frase del final fue dinamita.

    Pero supongo que a todos les llega en algún momento, no hay que pensar que es tarde, porque quizás siempre sea temprano.

    Yo no le veo lo tierno y emocionante a los casamientos... es la misma gente que ves siempre, pero vestida de otra manera!

    Abrazo!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y casi siempre es cuando uno menos se lo espera, dicen...
      Jajaja, es cierto, las personas son las mismas! Pero pareciera que sonríen más. O hacen de cuenta.
      Besos!

      Eliminar
  9. Son re lindos los casamientos! La gente se tendría que casar más :)

    ResponderEliminar