sábado, 13 de octubre de 2012

Ufa

Yo te quiero. No te lo digo porque tengo ese no se qué de los-flacos-se-espantan-con-los-te-quiero. No te lo digo ni te lo pienso decir. Ojo, estoy bien así.
Me encanta que me prepares café siempre, aunque vos no tomes porque no te gusta. Es un gesto tierno.
Adoro que compres siempre chocolate.
Y cuando sonreís te juro, te juro que derretís a todo el mundo.

Ahora, ¿podés dejarme ganar al jueguito de computadora que jugamos aunque sea UNA vez? Lo más cerca que estuve fue empatar.
Voy a practicar, y ya vas a ver.

17 comentarios:

  1. Cualquier cosa, te queda patearle el teclado. Es una opción, no?

    ResponderEliminar
  2. Es que un 'te quiero' a veces tiene sabor a cadena perpetua...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual!, y lo voy a tener que decir seguido. No sé si me hallo mucho en eso.

      Eliminar
  3. peeero deciselo! no tiene nada de malo, es lindo decir lo que a uno le pasa.

    ResponderEliminar
  4. Practicando se consiguen grandes logros...

    ResponderEliminar
  5. Mujeres.

    Él sonríe y derrite a todo el mundo, inclusive a ella.

    Un día El y Ella se juntan.

    Entonces sucede que su sonrisa derrite, y ella se pone celosa de las demás.

    Así funciona, así empieza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... cosas que pasan; igual no me pongo celosa, entiendo que todos nos derretimos.
      Por ahora, jaja.

      Eliminar
  6. El gesto del café es un gran gesto.
    Yo te banco en eso de sentirlo y callarlo, pero qué se yo. Tampoco es que me funciona, ni nada de eso jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Jajaja cuánta ternura! Nos sale el orgullo del te quiero, cuesta decirlo porque en el fondo sentimos que al decirlo estamos develando el misterio, dejando todo a la luz. Me pasa lo mismo!!

    Un beso Juli :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiii tal cual, es terrible!! Otro para vos :)

      Eliminar
  8. Pero hay una gota especial, una por mes, con propiedades mágicas. A veces elige en que cabeza caer, otras veces es simple azar. Están los afortunados, los desdichados y los que nada saben de esta historia.

    ResponderEliminar
  9. Jajaj el cariño tiene sus límites, y ese es la compu! :p

    ResponderEliminar